Milena Warthon Tamariz
Música peruana en España

El ‘poder’ del hate: Milena Warthon y cómo la controversia impulsó su carrera

La cantante peruana Milena Warthon Tamariz comparte su experiencia de superación y crecimiento durante su gira por Europa.

Mi nombre es Milena Warthon Tamariz. Nací en Lima, Perú el 21 de marzo del 2000. Creo mucho en la energía. Me han criado como católica, pero en realidad no practico la religión. En mi familia somos muy creyentes, más que nada en las energías y en la buena vibra. Creo que, sin duda, podríamos ser una sociedad mejor. Creo que de eso tratan mis canciones. Considero que la política es un medio para lograr estos cambios sociales, realmente creo que, por la política que tenemos en nuestro país, no me caso con nadie. Llego a Madrid a dar un último concierto gracias a Altafonte España.

Peruanos en España: Milena ¿Cómo estás? Un gusto saludarte.

Milena Warthon: De igual manera, cansada la verdad, pero bien. Recuperándome de unas molestias en la garganta.

Has conseguido varios de tus objetivos, pero ahora mismo, ¿cuál es uno de los sueños que piensas lograr?

Es un año de transición. El año pasado lancé mi primer disco y ahora lo que quiero es seguir saliendo de mi país. Creo que en mi país ya he creado una comunidad, tengo un público que está ahí pendiente siempre. Igual estamos organizando un concierto grande para octubre y una gira que organizaremos nosotros mismos dentro del país. Pero quiero ver más oportunidades, como por ejemplo ahora en Europa. Es un viaje nuevo para mí porque es un público totalmente distinto, son organizadores y tienen manera de trabajar distintas. Este año haré el nuevo álbum que tengo que presentar el 2025.

En base a tu esfuerzo, has logrado una gira bastante extensa y en varios países. Hablas de la diferencia, ¿cuál es esa diferencia principal respecto al público que encuentras en Europa en relación con el peruano?

Bueno, en general, esta primera gira ha sido más dirigida hacia comunidades latinas y peruanas en especial. Pero sí, creo que ha habido diferentes tipos de público en cada ciudad, porque también eran locales diferentes y tenían visiones distintas del espectáculo. Por ejemplo, el concierto que más nos gustó fue en Barcelona, que era en un local de conciertos y creo que fue el que más se enfocó en eso, ¿no? Visión concierto. Entonces, lo disfrutamos muchísimo. En comparación, tal vez en Lima y en Perú en general, había gente de edades más variadas. Fue algo similar a lo que también me pasó en Chile, donde normalmente llama mucho la atención que vayan a verme muchos niños. Y no porque mi música sea para niños, sino porque realmente es un público que se ha formado de manera orgánica.

Y también porque creo que es lo que más resalta, no quiere decir que no haya personas mayores, pero resalta ver a las niñas totalmente vestidas y caracterizadas para el concierto. Entonces, esta vez he visto personas mayores, ¿no? Más personas mayores, y también mucha euforia. Creo que sí. Algo que une a todas las comunidades aquí es que se unen bastante para lograr objetivos. Siendo una artista relativamente nueva también en el Perú, y aquí mucho más.

Tu música está creciendo

Es bonito ver que mi música, a pesar del corto tiempo, ha trascendido y ha llegado a lugares tan lejanos. Realmente hemos llegado hasta Berlín y es un idioma súper diferente. Había muchos niños, hay mucha multiculturalidad. Había niños mitad turcos, mitad peruanos, mitad albaneses. En Barcelona había diversas nacionalidades que yo en mi vida realmente hubiera pensado. Algunos fueron a verme, como los turcos, porque me habían escuchado en Spotify. Ahora tengo ganas de poder crear una estrategia e investigar para que mis conciertos sean aún más grandes, y con ese conocimiento apuntar más hacia un público europeo.

¿Crees, Milena, que ahora que ya has podido salir del Perú, tienes una mayor proyección internacional? Estás con Altafonte, que es una marca que te permite llegar a Europa, lo cual no es fácil. Existen muchos cantantes que requieren de muchos años para tener esa oportunidad. ¿Qué crees tú que tiene tu música que logra conectar con la gente?

Yo creo que hay muchas cosas, de la música y el proyecto. Creo que abarca muchas cosas, y siempre tratamos que el proyecto sea una experiencia completa. A nivel visual, a nivel de espectáculo, música, videoclips, o sea, poco a poco creo que hemos ido evolucionando también en las redes sociales. Entonces, sí, primero está el tema de la música puntual, que es, creo, un proyecto bastante innovador, bastante distinto. Creo que somos muy pocos los que estamos llevando el tema de la cultura andina a una nueva generación con una nueva propuesta.

Tu propuesta es original

Aquí en Europa tampoco existe nadie similar, porque es algo muy arraigado de los peruanos, ese es un potencial que tiene el proyecto, es muy distinto. Los instrumentos llaman mucho la atención, la fusión, el pop con los instrumentos andinos, con algunos ritmos. Y la lírica, creo que algo que hizo que mi proyecto evolucionara mucho es que empecé a escribir mis propias canciones y tratamos que sea lo más real posible. Que siempre tenga mi pensamiento y estos mensajes puntuales, que varían entre el empoderamiento personal, cultural, femenino. Mucho sobre eso, mi proyecto habla mucho de los sueños, de los emprendedores, es un proyecto que representa mi historia. Mi historia como mujer, como niña, con mi familia. Eso por un lado, por el otro lado, creo que también está el color de mi voz, que siempre me lo comentan, que es distinto. Y sí, creo que toda la lírica, todo el mensaje que da el proyecto es lo que hace que la gente se conecte.

Milena Warthon Tamariz en España
Milena Warthon Tamariz en Barcelona, España

Innovación Cultural: La Fusión de Tradición Andina y Pop en la Música de Milena

¿Dónde crees, honestamente, que has encontrado más facilidades para llegar con tu música: en Perú o en el extranjero? ¿Crees que en Perú todavía hay un sesgo, hay todavía rechazo a la música autóctona?

Sí, definitivamente, al peruano le falta mucho por consumir lo nuestro. Creo que es un tema cultural. También hay esta frase de que el mayor enemigo de un peruano es otro peruano, pero creo que solamente ocurre en ciertos casos, pero todavía ocurre. Porque aquí en Europa me he dado cuenta de que hay mucha gente que tiene ganas de apoyar al otro, y más porque tal vez con todas las personas que me he encontrado son migrantes que en algún momento han necesitado una mano. Se les ha dado y por eso siempre están dispuestos a dar la mano a los demás. Entonces, sí, ahí en Perú todavía caemos mucho en discriminación, en cosas que realmente seguimos dando vueltas hace tantos, tantos años.

En algunas oportunidades has manifestado que has podido superar esas trabas de discriminación, de acusación de apropiación cultural también. ¿Cómo lo lograste? ¿A quiénes acudiste? ¿Tuviste a un mentor o mentora que te ayude a saber llevar esa crítica?

Ha habido mucha gente que me ha aconsejado en el camino. No podría decirte una persona. Creo que hay buenos consejos que he recibido, también tal vez otros no tan buenos que también he decidido ignorar. Pero nada, yo creo que estas cosas son las que hacen que mi proyecto tenga más validez y hacen que me empodere más. Realmente soy una persona que a los 24 años que ya tengo la música me ha permitido ser muy analítica conmigo misma. Por la música que hago siempre trato de que el mensaje tenga un soporte. A mí se me ha dicho millones de cosas. Ahora, yo siempre me burlo un poco del hate que he podido recibir y creo que he llegado a la conclusión que es algo positivo. O sea, lo veo de esa manera como algo positivo primero porque el hate hace que sea muy relevante, muy mediática, que siempre esté en la boca de mucha gente, y eso al final es bueno para el proyecto porque aparte es hate sin piso.

Es hate por ser mujer, por ser andina, por ser chola, por ser muy chola, entonces es como gente juzgando cosas que realmente no deberían juzgar. Creo que el peruano se fija mucho en el otro. En Berlín decía yo puedo salir vestida de una bolsa de papas y nadie me va a mirar, a nadie le tiene que interesar. A mí se me ha juzgado porque me puse tal bota, porque me puse la falda muy chiquita, porque me la puse tan grande, entonces es parte de la cultura peruana la sexualización a la mujer. Se nos exigen cosas que realmente no vienen al caso. Entonces, todavía estoy en ese proceso porque es un proceso de superar esas críticas. Mañana me pueden acusar de otra cosa y me puede chocar, creo que todos somos personas, es simplemente empoderarme sobre lo que la gente dice que está mal de mí.

El cantautor español Joaquín Sabina dijo en su momento que el día que en el Perú se arreglen el problema que conlleva la palabra ‘cholo’, ese día va a cambiar el Perú, y eso un poco funciona con lo que comentas. Hay una cantante que también tiene una historia similar a la tuya. Rosalía también tiene raíces autóctonas, es muy joven, incluso instauró una moda. Yo veo varios paralelismos entre Rosalía y tú ¿Hay algo de Rosalía que te guste?

Me encanta, me encanta. Sin duda fue una de las primeras referencias que yo tuve. Me acuerdo que conocí a Rosalía porque mi papá se fue a Brasil en esa época y todavía no había llegado su música globalmente a Perú. Él me dijo: «me han dicho que escuches a esta artista». Y comencé a escucharla. Justo había lanzado ya ‘El mal querer’, pero todavía no había explotado esa producción en el Perú. Luego todo el mundo la conoció cuando sacó sus canciones ‘Con altura’ y las demás. Entonces, su disco es uno de mis favoritos, ‘El mal querer’. Me parece que también es una manera de contar una historia bastante original. Sí, hay muchas cosas que me encantan de ella y podría decirte hasta en mi portada me dijeron en algún momento que fue inspiración. Sí, sin duda también sirvió de inspiración porque me encanta.

Viña del Mar en tu carrera, ¿tiene un antes y un después?

Yo creo que sí. Yo siempre me sentía muy juzgada en el Perú y para mí, ahora, eso es algo que me super enorgullece porque yo siento que he causado mucha incomodidad a la gente. Antes no lo entendía pero para mí es lo mejor, o sea, estoy dejando huella de alguna manera porque al yo lanzar algo que a la gente le incomoda hace que se hablen de temas que no se suelen hablar. Desde decir y desmembrar la palabra ‘chola’ y cómo debería ser una chola y todo lo que me han dicho, simplemente ha hecho que haya gente que piense sobre esas cosas que normalmente no se piensan.

Entonces antes de Viña la gente realmente me ninguneaba 30.000 veces más. Después de Viña, creo que hubo mucha gente que dijo «ah no, ya, ¿cómo?». Y no porque realmente deberían de respetarme por ganar Viña, simplemente ayudó. Pero el hate sigue realmente y probablemente va a seguir porque yo voy a seguir haciendo música que a la gente le va a incomodar y diciendo cosas que probablemente van a ser noticia. Creo que simplemente me ayudó a tener trabajo, mucho trabajo, y a que haya un público más grande que se fideliza conmigo. Ahorita hay gente que realmente me permitió empezar a vender mis tickets, a hacer mis autoproducidos, he hecho un concierto el año pasado en el Parque de la Exposición de Lima. He hecho varios ya en los teatros y la gente está yendo. Es mi gente y la idea es que siga creciendo esta gente que siempre está ahí fiel a mí.

Lecciones de Vida: Milena Reflexiona sobre su Experiencia como Inmigrante

Y comenzaste a exportar tu música

Gracias a Viña pude empezar a salir ya más a Latinoamérica. Fuimos a México, a Chile, a Colombia y ahora estamos aquí en Eurpa. Vamos a ir a Colombia de nuevo, probablemente a Chile, también estamos viendo salir a Estados Unidos. Pero creo que también ya me aburrí de Viña porque muchas veces solo me preguntan de Viña y la verdad es que creo que más me gusta que me pregunten sobre mi disco.

Tú ahora has salido de Perú y llevas varias semanas de gira hasta llegar aquí a Madrid. ¿Te has sentido un poquito inmigrante durante este tiempo?

De todas maneras. La gira ha sido como salir de mi zona de confort para conocer algo nuevo. Podría haberme quedado en Perú tranquilamente en mi casa e ir a mis conciertos con un montón de gente y que un montón de niñas me dieran la mano y seguir. Pero creo que para seguir avanzando uno tiene que salir de esa zona de confort, y eso ha sido para mí Europa.

Te llevas un gran aprendizaje…

He aprendido mucho, he aprendido a extrañar también las cosas y a valorarlas. Creo que me doy cuenta de lo mucho que he avanzado porque he tenido que retroceder. Aquí digo, «Wow, en Lima tengo esto, esto, esto, esto, esto, y mira todo lo que me ha costado lograrlo, ahora lo tengo que lograr aquí». Entonces es eso. Y también yo soy bien picona, así que la siguiente vez tengo que venir probablemente ya como yo quisiera. En realidad me ha ayudado a abrir los ojos y sí, me he sentido inmigrante porque hay mucha gente que me ha dado la mano, eso es muy lindo para mí. También hay gente que a veces se quiere aprovechar de uno por la ignorancia que puede tener y también porque tengo una nueva canción que justo habla de eso y que probablemente la vamos a presentar ahora como exclusiva. Es un secreto, no la vayas grabar (ríe). Y eso, creo que le ha dado más sentido al viaje, a la canción, porque en un inicio escribí la canción pensando en mi familia y en personas que han tenido que emigrar. Pero creo que después de este viaje yo he sentido la canción como si fuera una historia propia, como si yo hubiera salido de mi casa a buscar la oportunidad.

Regreso a mi casa y voy a volver a salir porque sin duda tengo que dejar de mi zona de confort para poder seguir logrando mis objetivos.

 

Entrevista: Valery Bazán Rodríguez 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *